Simplificación de contratos y digitalización: la reforma laboral que se abordará en 2021

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, continúa trabajando en la reforma laboral en la que destacan la simplificación de contratos y la digitalización como claves para acabar con la precariedad y la temporalidad.

Aunque la reforma laboral en la que el Gobierno quería trabajar desde que entró en el poder se ha estado aplazando, este 2021 parece ser el año en el que vamos a contemplar la implantación de las nuevas medidas.

El funcionamiento del mercado de trabajo en España es anómalo, y no es consecuencia de la pandemia, sino que lo lleva siendo desde hace décadas. En comparación con el resto de países de la Unión Europea, en nuestro país encontramos:

- una de las mayores tasas de paro

- el país con más personas desempleadas en cifras absolutas

- la tasa de temporalidad más alta

- existe un nivel de rotación laboral extraordinariamente elevado

- el contrato más utilizado es el de menos de 7 días


 

Simplificación contractual

Para reducir la precariedad, la temporalidad y la inestabilidad del mercado laboral español, se propone la simplificación contractual a 3 formas de relación contractual:

- Contrato indefinido: Se pretende que la contratación indefinida se convierta en la forma habitual de contratación. Con el objetivo de reforzar la contratación indefinida, desde el ministerio de Trabajo se plantean subvenciones de hasta 9.500€ a los contratos fijos. Puedes consultar toda la información detallada aquí.

- Contrato temporal: Su uso se limitará solo a causas justificadas, vinculadas a necesidades temporales que no se pueden cubrir con un contrato indefinido. Además se plantean penalizaciones por el uso excesivo de contratos de muy corta duración.

- Contrato de formación: el tercer tipo de contrato que se plantea es el contrato de formación, que servirá para facilitar la incorporación al trabajo de personas con falta de experiencia laboral. Además, como ya comentábamos en este otro post, el contrato de formación es el más rentable para las empresas además de ofrecer multitud de beneficios al trabajador como una oportunidad laboral, formación y total protección y derecho a desempleo.

 

Digitalización

Otro de los grandes retos que se abordará en la reforma laboral es la digitalización, que también estará presente entre las políticas de formación para el empleo.

El informe 'La Sociedad Digital 2019', de Fundación Telefónica, apuntaba a una necesaria aceleración de la digitalización de la industria, sobre todo de las pymes y los autónomos, y una mayor formación digital de los españoles; dos factores "clave" para reactivar la economía tras la crisis del COVID-19 y generar empleo.

En este sentido, ya se están realizando avances y el pasado mes de enero, se hizo público que el Gobierno invertirá casi 5.000 millones en tres años para impulsar la digitalización de las PYMES y las competencias digitales en nuestro país.